Obstrucción intestinal

Son muchos los animales que tienen que ser intervenidos por la presencia de cuerpos extraños alojados en el intestino delgado. Se puede dar a cualquier edad pero es más frecuente en animales jóvenes debido al carácter exploratorio que se da tanto en perros como en gatos.

Mostramos varios casos en el que la sintomatología y evolución fue la misma: vómitos e inapetencia de varios días de evolución. La palpación aporta información en cuanto a dolor e incluso se puede tocar el cuerpo extraño sobre todo en animales pequeños. Las pruebas de imagen (radiografía y ecografía) nos orientan más sobre la naturaleza del cuerpo extraño y si existe más de uno. Es una patología de carácter grave que debe ser tratada de manera temprana. En  caso contrario las consecuencias pueden ser irreversibles y llevar a la muerte del animal.

Previo al tratamiento quirúrgico se realizará analítica general y estabilización hemodinámica del paciente. Se realiza laparotomía abdominal a través de una pequeña incisión en la línea media. La cirugía de intestino delgado es lo que se considera una cirugía “limpia contaminada” siempre y cuando el intestino esté íntegro antes de realizar la cirugía. Dependiendo de la viabilidad del asa intestinal afectada hay que hacer enterectomía, es decir, quitar un tramo de intestino, o enterotomía, es decir, se corta longitudinalmente el intestino y se retira el cuerpo extraño pero sin quitar ninguna porción de intestino. Se complementa la cirugía con plicatura y/o omentalización del tramo operado. Estas técnicas favorecen la cicatrización y actúan como un parche que en el caso de que haya deshiscencia de sutura ayuda a sellar la fuga de contenido intestinal.

En las enterectomías el ayuno se prolonga 48 horas después de la cirugía y en las enterotomías entre 12 y 24 horas. Transcurrido ese tiempo se les ofrece dieta líquida y si hay buena tolerancia se empieza con dieta semisólida suave en las 24 horas siguientes. El término medio de hospitalización es de 3 días.

Los perros se tragan cualquier cosa imaginable. En los casos que nos ocupan encontramos fragmentos de un juguete hinchable, hueso de ciruela, hueso de melocotón y fragmento de juguete, pero en otras ocasiones hemos extraído pelotas, piedras, anzuelos, zapatos, bikinis, calcetines, etc. Los gatos por el contrario son más amantes de los cuerpos extraños lineales, es decir, cordones, cuerdas, coleteros, etc. Si su animal tiene algo en la boca que pueda tragárselo no intente quitárselo sino que ofrézcale una alternativa de juego o incluso una chuche para que así suelte lo que tiene en la boca, y sobre todo, no deje nunca al alzance de su mascota objetos pequeños que se puedan tragar.

Advertencia: la siguiente galería contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad de algunas personas.