Piómetra

La hiperplasia endometrial quística es el ambiente idóneo para que se produzca colonización bacteriana a través del cuello uterino y como consecuencia la piómetra. Esta se trata de un acúmulo mucopurulento en los cuernos uterinos. Es una patología muy frecuente que se da en hembras enteras a partir de los 7 u 8 años de edad, aunque a veces la encontramos en hembras jóvenes, tanto gatas como perras. Se produce después del celo y su severidad depende de si es cerrada o abierta. Los síntomas más frecuentes son: fiebre, distensión abdominal, exudado mucopurulento por la vulva (si es abierta) y polidipsia-poliuria. Es una patología muy grave y el tratamiento quirúrgico no se debe de demorar nada más que lo imprescindible.

El tratamiento de elección es la ovariohisterectomía. En las  fotografías se muestran tres casos:

La primera es una perra de aguas de 16 kg que hacía pocos días que había dejado de comer y eliminaba exudado mucosanguinolento por la vulva (piómetra abierta). Su estado general era bueno y la analítica tan solo presentaba elevación de los glóbulos blancos. El tamaño de la matriz no es muy grande porque está vaciando su contenido. Haciendo un corte longitudinal en uno de los cuernos uterinos se puede ver la endometritis quística tan desarrollada. El segundo caso es el de Nirvana, una rotweiler de 11 años que hasta el día anterior de su presentación en la clínica se mostró normal, eso sí, bebía mucha agua. Dió la cara con una pérdida de una sustancia de aspecto marrón oscuro por la vulva y decaimiento. Las alteraciones laboratoriales incluían además de leucocitosis moderada también anemia leve, hipoalbuminemia y alteraciones electrolíticas. La tercera es una perra mestiza de 8 años y 35 kg de peso que no comía, bebía y orinaba mucho y a pesar de haber adelgazado presentaba un abdomen distendido desde hacía 2 semanas. Las alteraciones laboratoriales eran más importantes debido al tiempo de evolución (piómetra cerrada).

En todos los casos el diagnóstico se confirma con ecografía y el tratamiento de elección es el quirúrgico y sin demora. Las piómetras se consideran cirugías de urgencia.

La ovariohisterectomía resuelve el problema y el aspecto estético de la incisión abdominal es bastante aceptable. Tras la cirugía la recuperación suele ser rápida y depende sobre todo de la edad del animal y de si existían problemas sistémicos asociados. El primer caso recibió el alta en el mismo día, el segundo y el tercero requirieron 48 horas de hospitalización. La recuperación fue total en pocos días en todos los casos.

Advertencia: la siguiente galería contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad de algunas personas.