Reconstrucción periné

Se presentó en nuestra clínica una gata que había sido atacada por un perro días atrás. Desde entonces Linda no se encontraba bien, dejó de comer y empezó a oler mal. Tras explorar al animal se apreciaron lesiones supurativas en la zona perineal. Una vez sedada y rasurada la zona se apreció la verdadera gravedad de las lesiones. Había desgarro de la vulva y de la piel de periné y nalgas. Las lesiones por mordedura son siempre peligrosas pues externamente puede aparece un pequeño agujero pero internamente se producen severos desgarros además de la infección asociada.

Una mordedura requiere siempre control veterinario pues pueden quedar ocultas lesiones importantes. En esto además juega un papel en contra el pelo que los animales tienen. Linda tuvo que someterse a varias cirugías reconstructivas de piel y genitales externos, antibióticos, antiinflamatorios y numerosas curas. En el plazo de dos meses la recuperación fue total y Linda vive sin secuelas.

Advertencia: la siguiente galería contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad de algunas personas.